Batallitas Miranda

Cachitos de corazón y dedos, historias de trauma.

30 julio, 2019
Cachitos de corazón y dedos, historias de trauma.
4.87/5 (122)

Una atención más en urgencias del Hospital de Sant Pau i Santa Tecla.

Esta historia ocurrió en verano, el verano de 2018. Batallita Miranda.

Quede por delante que Tarragona es un lugar idílico para vivir todo el año, los que no tienen el privilegio de vivir ahí todo el año, veranean y arañan unos pocos días a sus vidas monótonas añadiendo Sol, playa y buenos recuerdos para el resto del año. Esta es una historia de uno de esos veraneantes y su familia…

Un día cualquiera de guardia en el Hospital de Sant Pau i Santa Tecla, media noche, sonó el busca. Me avisaban que un niño de catorce años se había entrillado el dedo en la puerta y el aspecto no era muy bueno.

Llegué en breve al box. Un muchacho nervioso imberbe lloraba y se exclamaba de dolor. Una mujer de más de setenta años le acompañaba. Él nervioso, ella calma, él agitación, ella temple.

Me presenté y me dediqué a valorar los daños. Debía realizar una cura e intentar mejorar esa punta de dedo. (Lo vamos a dejar ahí para no herir sensibilidadades…)

¿Por qué ella era todo calma?

¿Por qué ella era todo calma?

¿Por qué ella era todo calma? Cachitos de corazón y dedos, historias de trauma.

Cuando dejé de observar el dedo y el niño -mientras la anestesia actuaba- me dispuse a charlar con esa dama. (Quitar hierro al asunto siempre funciona. Ofrecer tranquilidad y serenidad.)

Era una mujer de una edad incierta entre setenta y pocos y ochenta y muchos. La vida la había tratado bien, había envejecido con dignidad. Poseía un porte y un señorío que pocas veces observo.

Aún con las prisas de salir corriendo al auxilio de su nieto, llevaba un lindo vestido malva que la favorecía. Eso sí, se había dejado las gafa de cerca.

Fue entonces cuando ella me confesó que de joven había sido enfermera quirúrgica, enfermera de traumatología.

Se había casado con el jefe de traumatología de su hospital, años después había enviudado. Posteriormente rehizo su vida al lado de su actual marido que ejercía de abuelo al 100%.

Al resumirme su vida, comprobé una vez más como el dolor puede acompañarte en épocas duras de la vida. Imaginé como fue criar unos hijos sola sin una figura paterna al lado. Ella percibió mi empatía hacia lo que explicaba….

Su amplia sonrisa lo llenó todo.

Ella comentó que se había sorprendido gratamente al comprobar que el doctor traumatólogo, era la doctora traumatóloga.

Me soltó: mi marido siempre decía que la traumatología era una especialidad de hombres. (Algo que me confesó la irritaba profundamente, esa rotundidad con que él se lo repetía continuamente.)

Los tiempos han cambiado, gracias a mujeres como usted, yo llegué donde llegué.

Le dije que yo no era una rareza, que en mi hospital trabajaban cinco traumatólogas en nómina. ¡Entonces si que se exclamó de manera superlativa!

Hablamos de técnicas quirúrgicas, de nuevos materiales empleados en quirófano, de mejoras anestésicas, de materiales obsoletos. De otros tiempos. Fue una gozada de velada.

Me soltó que le encantaría volver un día a quirófano para observar esos grandes avances técnicos.

Cuando se despidió de mi… (Una enfermera quirúrgica.)

–  Como me gustaría tener una charla con mi difunto marido!

Y pícaramente le solté:

Claro que sí para decirle: cariñooo qué equivocado estabas!!

A ella se le escapó una carcajada al imaginar la situación cómica – a lo Gila, con teléfono de mesa negro y cable de toda la vida-  y su marido al otro lado del teléfono.

Nos echamos unas risas a la memoria de su difunto esposo. Nos despedimos, nos veríamos en curas para curar a su nieto.

Cachitos de corazón y dedos, historias de trauma.

Esa noche de verano, de guardia, esa dama y yo tuvimos una charla enriquecedora, íntima y profunda. Fue una de esas personas que te regala la vida que te acaricia el corazón mientras continuas trabajando en lo que te apasiona, la traumatología.

No le pude pedir más a la vida y a la guardia…

Miranda Premium.

Eres un Miranda Premium, te has tomado el tiempo de leer esta reflexión hasta el final. Gracias.

P.D. Y si no eres un Miranda Premium... ¡¿a qué esperas?! Puedes suscribirte a mi blog (es gratis). Recibirás en modo de primicia los posts que vaya publicando. A veces simplemente te saludaré y buscaré tu sonrisa, poco más.

Suscríbete. Miranda Premium.

Más batallitas Miranda.

Y solo de vez en cuando te contaré algo poco relacionado con la Medicina o la Traumatología, per si con la vida…

Venezia, menisco roto y obsolescencia programada.Como y cuando me rompí mi menisco…

Paracetamor, abrazos y citas. Por qué a veces llevo más retraso del habitual en mi consulta.

Aquí un cuento antes de Navidad, un cuento de una noche de verano… Noches de verano, perfume y serendipia.

Y no te pierdas: Una entre tres mil. Mi último post escrito con humildad y corazón para comprender qué ocurre ante una complicación médica durante una cirugía.

Por cierto! Tengo nuevo post: Tendinitis del hombro, el terror de la noche.

En Facebook: Consulta Doctora Miranda.

En Twitter: @miranda_trauma

Y también tengo Instagram!!!

Si tienes alguna duda médica que te preocupa, aquí tienes el canal por donde realizarla de modo seguro y privado. Consulta On-line en OpenSalud. 

De 1 a 5 estrellas... ¿Cuánto te ha gustado mi post?

You Might Also Like

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies