Consejos, Destacat, Extremidad inferior

Zapatos de tacón. Diez cosas a saber.

16 mayo, 2019
Zapatos de tacón. Consejos.
4.83/5 (126)

Los zapatos de tacón son casi obligatorios en eventos importantes. Estilizan pero son una tortura. Aquí tienes diez cosas que debes saber antes de usarlos.

Intentaré explicarte diez cosas que deberías saber antes de usar zapatos de tacón. Quiero evitar que cuando recuerdes la boda de tu hermana, el bautizo de tu nieto o tu fiesta de graduación te acuerdes del dolor horrendo de pies que tuviste.

Muchas de nosotras usamos este tipo de calzado en situaciones esporádicas.

La sociedad y nosotras mismas hemos ido adoptando un código de vestir y calzar en eventos especiales. Los zapatos de tacón estilizan, nos vemos más altas y por tanto más esbeltas. Es una manera artificial de disminuir nuestro IMC (índice de masa corporal).

Dejemos a un lado si son objetos fetiche y las opiniones que despiertan entre el público masculino.

Diez básicos para usar zapatos de tacón.

UNO. Conoce tu forma de pie. No es lo mismo un pie ancho que uno delgado. No se puede pretender caber en todos los zapatos de tacon, cada pie necesita ir cómodo según su horma.

DOS.  Padeces de metatarsalgia. ¿Sabes lo que es?

  • Cuando aparece dolor en la raíz de los dedos en la zona de la planta del pie. Eso es metatarsalgia.
    • Debes saber que a mayor altura del tacón, más se desplaza el peso hacia delante, y por lo tanto más dolor.
  • Tu forma anatómica de pie es la peor para usar zapatos de mucha altura. Los pies con metatarsalgia son especialmente susceptibles de tener dolores importantes a mayor altura de zapatos de tacon.
  • Existe algún tipo de almohadilla que puede ayudar un poco a tener menos molestia.
    • A mi personalmente me gustan más las que se enganchan en el pie. Todo lo que se adhiere a la suela del zapato es susceptible de moverse.

Quiero que leas este artículo sobre metatarsalgia seguro que te aclarará los motivos por los que te duelen las almohadillas de los pies, es más, conocerás todos los tratamientos para acabar con la maldita metatarsalgia.

Continuamos…

TRES. Debes saber si te duele el juanete o te duele la articulación del primer dedo o metatarsofalángica.

  • Cuando lo que duele es el juanete. Tenemos el dolor en el lado más interno del pie. Si este es el caso debemos evitar que el calzado comprima a esa altura. Comprobad las costuras interiores del calzado.
  • Cuando lo que duele es la articulación. El dolor se reproduce al subir y bajar el dedo.  Puede incluso haber un bultito parecido al juanete pero en el borde superior (arriba). Tienes posiblemente un hallux rigidus, o sea un dedo rígido.
    • Si ocurre eso debemos comprar calzado especialmente diseñado para no mover esa articulación. Es el calzado que acaba en balancín. Tranquilas está de moda y es más llevadero para todas. Garantizado por Miranda Trauma!
Zapato de tacon con balancín. Louboutin

Zapato de tacon. Louboutin.
La parte anterior del pie acaba en balancín. Eso provoca menor movimiento en el primer dedo.

Zapato de tacon. Louboutin. Sin balancín.

Zapato de tacon. Louboutin.
Fijaros que la parte anterior del zapato no tiene balancín. Mucho más dolorosa porqué debe hacer más juego la articulación del primer dedo.

CUATRO. Acuérdate de los dedos pequeños. ¿Se te montan? ¿Tienes dedos en garra? Muestra especial interés en que la piel de encima de los dedos sea lo más suave posible.

CINCO. Calcula las alturas. Dos tipos de zapatos de tacón de la misma altura, usa siempre el que tenga plataforma. Sabes que dos centímetros menos de altura delante son dos centímetros menos en tu zapato de tacón.

  • Menos desplazamiento del peso hacia los dedos, más horas sin molestias en tus pies.

SEIS. Por norma evita los zapatos de suela de madera. Son muy duros y pueden provocar fracturas de los huesos del pie. Es la llamada fractura de estrés.

Más verdades…

SIETE. Cuidado con los zapatos de tacón con tiras delgadas. Son muy bonitos pero… Debes saber que a menor superfície de las tiras (o sea más delicados y finos) más se clavan (más «asesinos») en tus magullados dedos.

  • Además esa fuerza a más altura del tacon con mayor impacto recae sobre tus dedos.

OCHO. Descarta zapato de tacón con tacones inestables.

  • O que no esté sujeto al tobillo.
  • O topolinos de base muy pequeña.
  • También son incomodísimos los zapatos abiertos por delante, los peetoes.  No es lo mismo llevar unos peetoes en verano (solo se te escapan dos dedos por el agujero!)  que en invierno con medias (quieren salir todos los dedos por el mismo agujero).

Todos estos ejemplos son objetos creados por el mal. Estoy harta de operar mujeres que acuden con calzado y tacones imposibles, caída desde altura: fractura o esguince de tobillo garantizado.

NUEVE. ¿Tienes lumbalgia? Baja de las alturas. Debes ir plana. Los zapatos de tacón de más de cuatro centímetros cambian tu centro de gravedad.

Eso significa que un dolor lumbar más o menos controlado puede ser un infierno con tacones.

Hace poco esto lo descubrió: Victoria Bechkam, amplía aquí la info.

DIEZ.  Una retirada a tiempo a veces significa ganar la guerra. Lleva zapatos de recambio, nunca se sabe… Eso y un analgésico suave o un antiinflamatorio en el bolso por si acaso. Aquí la diferencia entre lo uno y lo otro… ¿Paracetamol o ibuprofeno? ¡Vaya lío!

En fin…

Zapatos de tacon y unas «merceditas de emergencia» en el bolso…

Este post ha sido creado a base de explicar lo mismo una y otra vez a mis compañeras las enfermeras de la planta de traumatología del Hospital de Santa Tecla, en Tarragona. Espero y deseo que os sea de especial utilidad. Si puedo evitar que asociéis zapatos de tacon a tortura me daré por satisfecha. Porqué soy mujer y traumatólogo.

Dosificar es bueno siempre. Con los zapatos de tacon más.

Me encanta que el día que te apetezca y te sientas especial, te calces tus tacones como si fueran pintura de guerra y te comas el mundo.

Pero por favor, no lo hagas siempre!

Muchas veces en consulta, mujeres de más de cincuenta o sesenta años, muy estilosas y glamurosas me explican entre suspiros (o sollozos) que los zapatos de tacon les han pasado factura y que ya nunca más podran llevarlos.

Me gustaría que no acabaras como una de ellas. Prométemelo.

¿Amigas?

Aquí Miranda con la criatura. Más feliz que una perdiz!

Aquí Miranda con la criatura. Más feliz que una perdiz!

¿Como se me ocurrió este artículo? Es un tema candente en las horas muertas de la madrugada con compañeras del Hospital. Antes de una boda, o para fechas especiales o galas. Y como mis compis del Hospital Xarxa Tecla -en Tarragona– me escuchan con tanto interés, me pareció que a ti también te serviría.

Este en un artículo de opinión médica (o una chaladura…). En ningún momento quiero instigar a que las mujeres debamos llevar zapatos de tacon en todo momento. Precisamente soy de las que acostumbra a ir a trabajar en calzado deportivo o zapato sin altura.

Pero todas tenemos eventos y actos sociales a los que una inmensa mayoría de mujeres acuden con tacones. Muchas de nosotras tenemos recuerdos horrorosos de esos momentos que debían ser dulces. Digamos que con Zapatos de tacon. Diez cosas a saber, sólo quiero endulzar un poco tus próximos recuerdos.

Novedades.

Este 2019 he escrito un libro gracias a la Editorial La esfera de libros. El título: Tengo los huesos desencajados. Un libro donde hablo largo y tendido de zapatos y juanetes. Quizá te apetezca descubrir lo que te puedo contar.

Más sobre juanetes en la web:

¿Qué tiene que ver Victoria Beckham contigo? Más de lo que tu crees…Más sobre el abuso de los zapatos de tacon.

Me encontrarás en redes sociales.

En Facebook: Consulta Doctora Miranda.

En Twitter: @miranda_trauma

Y también tengo Instagram!!!

 

 

 

 

De 1 a 5 estrellas... ¿Cuánto te ha gustado mi post?

You Might Also Like

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies