Consejos, Destacat, Fracturas, Ortopedia Infantil

Remodelación ósea: donde no llega el traumatólogo infantil.

23 septiembre, 2018
Remodelación ósea: donde no llega el traumatólogo infantil.
Share
4.83/5 (24)

Ante una fractura ósea infantil, los traumatólogos tenemos un gran aliado: la remodelación ósea. Parece magia pero no lo es, la remodelación ósea donde no llega el traumatólogo infantil.

Te aseguro que lo que hoy te contaré te parecerá algo fantástico. Descubre conmigo porqué ante una fractura infantil no es preciso una reducción exquisita (colocar los huesos rotos en buena posición perfecta).

La traumatología infantil y la del adulto no son lo mismo.

Un niño no es un adulto chiquitín…

Fracturas incurables (graves) que en adultos se deben operar siempre, en niños pegan. Incluso en las situaciones más desfavorables.

Pero no quiero banalizar las fracturas de los niños.

Porqué también existen fracturas infantiles que afectan al cartílago de crecimiento. Y a la larga pueden deformar un brazo o una pierna al finalizar el crecimiento.

El cartílago de crecimiento (También llamado fisis de crecimiento.)

Esas imágenes blancas son "oro". Cartílago de crecimiento. Remodelación ósea: donde no llega el traumatólogo infantil. Imagen sacada de mi Instagram.

Esas imágenes blancas son “oro”. Cartílago de crecimiento. 
Imagen sacada de mi Instagram.

Observa esta preciosa foto. Las dos líneas que ves en esta rodilla son “oro”. Son la zona por donde el hueso crece. Un daño, una fractura ósea ahí, puede ser una catástrofe.

El periostio.

Es la funda externa que acompaña al hueso. Parecido a la piel de un plátano en niños, muchísimo más delgado en adultos o ancianos.

Es el encargado de dos funciones.

UNO. Alimentación por los vasos sanguíneos.

DOS. Sensibilidad por los nervios que posee.

  1. Acuérdate que también existe la falsa creencia que un hueso roto no duele!
  2. Y que está muerto y no le llega sangre!

Todos los que os habéis roto me darán la razón en ambas cosas. Aparecen unos hematomas terribles y el dolor es muy muy importante.

Extracto del post: Fractura infantil. Los niños no son de goma.

El potencial de crecimiento.

Entenderás en seguida que no es lo mismo un hueso fracturado en un niño de dos años que en una niña de doce años. Al primero le quedará mucho por delante y a la segunda un suspiro. Sobretodo si la niña ya tiene la regla. (También llamado menarquia. Primera menstruación.)

Remodelación ósea, cuando diez grados por año marcan la diferencia.

Las niñas crecen los dos años siguientes a la llegada de la primer regla

Los niños crecen un par de años más tarde que ellas. (A grandes rasgos.)

Este chollo, la remodelación ósea, se acaba entonces. Con el cambio.

Si vieras la cara de felicidad y satisfacción de los papás cuando objetivan que esa muñeca “levemente deformada” mejora año tras año… Y eso ocurre hasta el “famoso” cambio, el estirón.

Una deformidad ósea de 30 grados.

Echa cuentas…

Con el niño de dos años dejaremos que la naturaleza juegue a nuestro favor.

No será así con la niña de doce años. Estaremos más intranquilos. Pues pese a que le quede un pico de crecimiento importante, en dos años máximo habrá finalizado el crecimiento.

¿Entonces dejamos los huesos torcidos?

No. Bajo anestesia los intentaremos mejorar tanto como sea posible. Los manipularemos en quirófano bajo anestesia.

Y el traumatólogo decidirá si se queda conforme con los huesos aceptablemente bien o no.

Si tira del “comodín” de la remodelación ósea.

O debe fijar con agujas o tornillos algún fragmento.

Remodelación ósea, cuando una imagen vale más que mil palabras.

Te muestro unos casos y sorpréndete. La maravilla de la remodelación ósea.

Caso 1.

Niña de 8 años. Fractura de cúbito y radio.

Fractura de cúbito y radio. En niña de 8 años. Imagen postoperatoria.

Fractura de cúbito y radio. En niña de 8 años. Imagen postoperatoria.

Niña de 8 años. A los dos meses. Descubre el callo óseo. El pegamento creado.

Niña de 8 años. A los dos meses. Descubre el callo óseo. El pegamento creado.

Caso 2.

Niño de 2 años con fractura de fémur.

Niño de dos años con fractura de fémur. Imagen con el yeso.

Niño de dos años con fractura de fémur. Imagen con el yeso.

Callo óseo en fractura de fémur. A los cinco meses.

Callo óseo en fractura de fémur. A los cinco meses.

A los cinco meses la mamá no recordaba cual era la pierna “rota”…

El niño caminaba y corría sin signos de cojera.

Caso 3. El caso más sorprendente. El motivo por el que me he animado a escribir este post.

Niño de 5 años con fractura de húmero.

Fractura de húmero. Imagina un chupachups. Casi no hay contacto entre la "bola" y el palo.

Fractura de húmero. Imagina un chupachups. Casi no hay contacto entre la “bola” y el palo.

Si no lo identificas, te echo un cable…

Fractura de húmero. Imagina un chupachups. Casi no hay contacto entre la "bola" y el palo. Versión "maqueada".

Fractura de húmero. Imagina un chupachups. Casi no hay contacto entre la “bola” y el palo. Versión “maqueada”.

A los dos meses y medio de la lesión… El peque mueve todo y no tiene dolor.

Imagen de remodelación ósea. A los dos meses y medio de la lesión. El "chupachups" ya está unido. Esta imagen radiográfica no es la misma proyección (perfil) que las anteriores. Pero aún así es muy gráfica.

Imagen de remodelación ósea. A los dos meses y medio de la lesión. El “chupachups” ya está unido. Esta imagen radiográfica no es la misma proyección (perfil) que las anteriores. Pero aún así es muy gráfica.

Esa magia que juega a nuestro favor, a favor del niño. Nuestro mejor aliado. Se trata de la remodelación ósea.

Decidir en quirófano.

Quien manipula la fractura siente en sus manos y bajo control de radiografías seriadas entiende si la fractura es estable o no.

Cierto que existen casos en que posteriormente la fractura se puede desplazar. Pero te diré que ante la duda y en traumatología pediátrica:

menos es más.

Claro que padecemos en los controles deseando poder buenas noticias a los padres y a los niños. (Y se puede desplazar…)

El secreto siempre es el mismo. Que ese niño que tienes entre “manos” fuera tu propio hijo y querer lo mejora para él. Nada más.

El por qué de este post.

Miranda Trauma en acción. ¡Salud!

Miranda Trauma en acción. ¡Salud!

Cuesta mucho confiar el alguien al que acabas de conocer. Creer a pies juntillas que esa radiografía tan horrorosa mejorará.  Pero si además eso que te “prometen” va con tu hijo entonces si que sufres.

Te aseguro que en mi consulta en Tarragona, gasto más saliva, más energía en convencer a los papás… de lo que crees.

Sé que estas imágenes te pueden ayudar.

Posiblemente tu traumatólogo pediátrico está encantado con esta búsqueda que has encontrado hoy.

Este ha sido el motivo, intentar aliviar tu nerviosismo, tu sufrimiento como padre.

Y cuando finalmente todo sale como es debido y tu sonríes y ellos también, sabes que valió la pena.

Espero y deseo que lo que has leído aquí un ápice de luz, un poco de cariño y de alivio para ti y tu familia. Con eso me conformo. ¡Salud!

P.D. Si te pareció interesante, te animo que lo compartas en tu círculo de amigos y familia. Seguro que con tu acción aliviarás a otros papás que pasarán por el mismo trance. Gracias por “repartir” salud.

Seguro que si has leído el artículo hasta el final es que estás interesado en el tema. Te recomiendo que te pases por estos enlaces.

Fractura infantil. Los niños no son de goma.

Yesos de plástico. ¡Pues va a ser que si!

Diagnóstico: fractura. Doce cosas a saber.

En Facebook: Consulta Doctora Miranda.

En Twitter: @miranda_trauma

Y también tengo Instagram!!!

Consulta On-line en OpenSalud. 

 

Please rate this

Share

You Might Also Like

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies